You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

POSTS

Multiculturalismo sin culpa

Ciudadanía
Norbert Bilbeny
Convivencia
Integración
Cohesión social
yihadismo

Cuando no se puede o no se quiere hallar la causa de un conflicto suele culparse a un tercero, a una conspiración, a un fantasma. La maldición recae ahora sobre el islam y el multiculturalismo, erróneamente identificado con el apoyo de lo foráneo en detrimento de lo propio. En otras fechas la maldición pesó sobre el comunismo o el liberalismo. En España, históricamente, sobre judíos, moros, indios, gitanos y masones, para no retraernos a Indíbil y Mandonio. Recordemos que el liberalismo fue “pecado” en la España del XIX y el comunismo el “demonio” en la del XX.

Ahora le toca al multiculturalismo, asociado con la condescendencia hacia las reales o presuntas conductas irregulares de residentes extranjeros o de nacionales de origen extranjero. De modo que a la vez se rechazan: pluralismo, tolerancia, integración, mundialización (no confundir con la neoliberal “globalización”) y un día puede venir hasta la democracia misma.

No es país para viejos, se titula la película –cumple diez años- de los hermanos Coen. Pues bien: no es ahora el mundo un país para gente cosmopolita, tolerante e interesada por el otro. (…)

Multiculturalismo es respeto y apoyo de la diversidad cultural. Lo opuesto al monoculturalismo, que identifica la identidad nacional con la cultural y confunde la integración democrática con la dura y contraproducente –hoy produce yihadistas- asimilación.

¿Cómo oponerse a ello en una época en que la población se concentra en las ciudades y estas son pluriétnicas? El reto es hacer compatible la diversidad con el respeto a las normas comunes y a la cultura histórica de cada país, que por cierto es el resultado del ensamblaje. Así son la cultura “europea”, la “occidental”, y el mismo cristianismo.

Por ello la mejor fórmula es evitar aquel tipo de multiculturalismo que subraye las diferencias y conduzca al gueto, y reforzar, en cambio, al potenciador de la interculturalidad, el diálogo y el pacto. Todo un reto y parte de la solución al yihadismo.
 

Norbert Bilbeny. La Vanguardia, 26.06.2017. p.21

Hay que ajustar la legislación a fin de que contribuya al arraigo de los inmigrantes

En relación a la inmigración hay una gran contradicción. Nada más ...

Nuevos retos en el mundo migratorio

Seguiremos teniendo un flujo de inmigrantes notable, con situaciones cada vez más comp ...

El afecto personal, gran herramienta para la integración

En los procesos de integración, tanto de los inmigrantes como de las personas en situa ...

La soledad, un condicionante importante

Con esta Conversación empezamos el 15º año de las Conversaciones sobre Inm ...