You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

POSTS

La ágil acogida de refugiados ucranianos

Solidarios
La Vanguardia. Editorial 02.04.2022
Integración
Convivencia
Gestión de la inmigración

Durante las cinco primeras semanas de guerra, uno de cada cuatro ucranianos se ha desplazado lejos de su lugar de residencia habitual, huyendo de la ofensiva rusa. Eso supone 10,6 millones de personas. De ellas, 4,1 millones han salido de su país. La mayoría, 2,3 millones, están en Polonia, que junto a Eslovenia y Hungría son los países fronterizos con el oeste de Ucrania. El resto se han desperdigado por Europa. En España hay ya unos 30.000 refugiados. Según el presidente Pedro Sánchez, la cifra puede aumentar en días próximos hasta los 70.000.

La dimensión y la velocidad del éxodo ucraniano son extraordinarias, favorecidas por un buen sistema de comunicaciones, una red ferroviaria que en Ucrania no ha dejado de funcionar y, en particular, por las fronteras abiertas, algo que no ocurrió en la crisis de refugiados sirios del 2015.

El hecho de que los europeos consideren a los ucranianos como vecinos, y que aborrezcan la agresión de Putin, ha redundado en una acogida ágil y sin precedentes. La Unión Europea ha activado la directiva de protección temporal para refugiados que aprobó en el 2001, pero que se aplica ahora por primera vez. En España, por ejemplo, eso significa que una parte importante de los niños ucranianos llegados a nuestro país –el 90% de los que han escapado de un país bajo las bombas son mujeres y niños– están ya escolarizados, y que pueden pedir asistencia, como sus mayores, a la sanidad pública. Funcionan centros de acogida en Madrid, Barcelona y Alicante, y se espera la entrada en servicio del de Málaga. El presidente Sánchez vio convalidado el miércoles en el Congreso de los Diputados su plan extraordinario para hacer frente a las consecuencias de la guerra en nuestro país. Los primeros 1.200 millones serán para los refugiados. Y todo ello se produce en un marco de coordinación europea, vital para el éxito de la operación.

Aun en la desgracia, son buenas noticias. Pero suscitan el reproche de las ong’s que piden trato igualitario para cuantos buscan refugio y trabajo huyendo de otros lugares. Los magrebíes, subsaharianos, sirios, etcétera, que arriesgan la vida para arribar a España pueden ser rechazados al lograrlo, y, si lo evitan, malviven sin papeles, a menudo criminalizados por su mero aspecto. Son refugiados igual que los ucranianos, y son seres humanos como ellos, pero no reciben sus ayudas. Podemos entender las circunstancias que así lo propician, y sabemos que la capacidad de acogida de un país es limitada. Pero no podemos darnos por satisfechos.

Pobreza y precariedad social

Nos encontramos en unos momentos de creciente pobreza, con unas expectativas de futuro que no ...

En este mundo en crisis, un tema clave es valorar a los demás

Estamos en una sociedad muy crítica y egoísta: a menudo sólo nos fijamos ...

Las actividades de servicio a la comunidad tienen una gran capacidad formativa

El tejido asociativo que tenemos en el Raval resuelve muchos problemas y evita los conflictos ...

Transmitir valores consolida unas personalidades firmes

En este sentido, se constata que algunas colectividades, como los gitanos, chinos y pakistan& ...