You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

POSTS

¡El coche es mío!

Solidarios
Leopoldo Abadía
Convivencia
Deberes y Derechos
Integración
Gestión de la inmigración
Ciudadanía

La señora Von der Leyden, recién elegida presidenta de la Comisión Europea, está formando su Gobierno: tres Vicepresidentes ejecutivos (Pacto Verde Europeo; Era Digital y Competencia; Economía), 8 Vicepresidentes y 15 Comisarios.

Hay una cosa que me gusta: el nombre del cargo que va a ocupar Margaritis Schinas: “Vicepresidente para la protección del estilo de vida europeo”. Fue portavoz jefe del Ejecutivo de Jean-Claude Juncker, y se conoce la ‘casa’ muy bien. Y el tema que le han encargado es apasionante. Importantísimo, en un momento en que la inmigración plantea problemas muy serios.

Pep, un amigo mío, dedicado a tiempo completo a una labor con inmigrantes en el Raval (48.000 habitantes en 1,1 kilómetros cuadrados) me pone un ejemplo: él va en su coche. Hace auto-stop una persona y le sube al coche. Un poco más allá, otra. Más allá, otra. “¡Pero el coche es mío!”

Por supuesto, recepción amable de los que lleguen. Por supuesto, atención delicada a los que sufren. ¡Pero el coche es mío!

Y estas personas vienen porque en sus países están muy mal, porque piensan que en nuestro país -Europa- estarán mejor y, de alguna manera, llegan. Digo “de alguna manera” porque es lo mejor que puedo decir de las mafias que explotan este negocio.

¡Pero el coche es mío! Estos señores vienen a un país -Europa- de raíces cristianas. Es así, aunque a algunos europeos se les haya olvidado. Y a estas personas les recibimos cristianamente, o sea, con todo el cariño, pero sin olvidar que el país es nuestro y que exigimos que el que llegue lo recuerde.

Aunque sea bajar a temas muy concretos, los manteros no tienen ningún derecho a vender los productos falsificados, porque eso es robar; no tienen derecho a formar un sindicato, como no lo tendrían otros que se dedicasen al robo en los pisos de una ciudad. Y hay que echarles del lugar que ocupan, porque no podemos -no debemos- olvidar que ‘el coche es mío’.

Me alegro de que Margaritis haya aprobado a la primera. Tiene un trabajo precioso. Acoger a los que se pueda. Quererles mucho. Ayudarles en todo lo que un país cristiano puede hacer.

…recordando, sin ningún complejo, que ‘el coche es mío’.

Leopoldo Abadía. La Vanguardia. Blog “El jardín de los sensatos” 08.10.2019. Parte del artículo “Margaritis ha aprobado”.

La soledad, un condicionante importante

Con esta Conversación empezamos el 15º año de las Conversaciones sobre Inm ...

Eficacia de la acción del voluntariado

En muchas ocasiones el voluntariado resuelve con pocos medios situaciones realmente dificulto ...

La vivienda como factor de integración

Seguimos hablando de la vivienda, uno de los mayores problemas que hoy en día afectan ...

Hemos hablado de aspectos de comunicación relacionados con la inmigración

En estos momentos seguimos preguntándonos: ¿qué es integrar a una person ...