Braval

Catalán Castellano

Barcelona es Solidaria

Núria Gispert
31/05/2015
 
Una de las situaciones más complejas que me he encontrado en la vida fue el fenómeno migratorio. La situación de los sin papeles y la Ley de extranjería, el encierro en la parroquia del Pi y la Catedral supuso un buen puzzle.
 
Uno de los choques más grandes fue ver en Cáritas determinadas situaciones personales y sociales que pasaban en la ciudad de Barcelona. Estar al lado de los más débiles, de los más desfavorecidos, de los que estaban al lado del precipicio, en las alcantarillas de la ciudad. Muchas veces las leyes no están pensadas para determinadas situaciones.
 
La crisis que se inició hace unos años ha irrumpido de forma global, ha supuesto pérdidas para muchas personas y un paso atrás en el estado del bienestar. La crisis ha provocado muchos desencantos y muchas situaciones complicadas. Es una crisis social que nos trae paro, precariedad laboral, desahucios e incluso miedo. Muchas familias no disponen de ningún apoyo para salir de la situación en que se encuentran.
 
Es necesario que las administraciones conjuntamente con las entidades continúen trabajando codo con codo para mejorar las condiciones de vida de las personas. No podemos dejar a las personas en la acera, debemos buscar los canales para que puedan salir de las situaciones límite. No podemos ir atrás. No podemos perder todo lo que conseguimos. Es una tarea difícil pero posible.
 
En un momento en que la economía se impone a la política. En un momento en que es necesario que se recuperen los valores y la ética. Nuestra finalidad es que todos puedan tener las mismas oportunidades y no haya personas excluidas en el mundo.
No se trata sólo de paliar las necesidades básicas de las personas más pobres, sino de luchar contra las desigualdades y las injusticias que las causan. No debemos hacer beneficencia, sino promoción.
 
A pesar de estas situaciones complejas tengo que decir que siempre me ha movido la utopía para mejorar las cosas. Sobre todo debemos tener utopías, debemos tener esperanza. A pesar de las dificultades existentes, debemos pensar que saldremos adelante. Es verdad que la situación actual es compleja, pero a lo largo de la historia de nuestro país ha habido situaciones tanto o más complicadas, y por un sitio u otro siempre acaba saliendo el sol. Con nuestras capacidades y con nuestra constancia y trabajo nos hemos recuperado de situaciones límite.
 
Hay que pensar que la gente de este país tiene una capacidad de trabajo importante, que tenemos una red de voluntariado, de entidades y de personas que trabajan en beneficio de los demás, de los niños, de las personas mayores, de las personas en riesgo de exclusión social y en muchos otros campos.
 
El voluntariado es pues un sector importante que facilita y ayuda a sacar adelante los proyectos sociales.
 
Somos un país que tenemos que potenciar los valores. Valores que debemos transmitir a los más pequeños. Los valores son un pilar fundamental para ser solidarios, para respetarnos. Podemos tener ideas diferentes y seguro que es bueno tener pensamientos no coincidentes, pero no por ello debemos dejar que las ciudades y las personas no avancen. Los primeros ayuntamientos democráticos son un buen ejemplo. Partidos diferentes consiguieron hacer un cambio social muy importante.
 
No podemos dejar que nuestros jóvenes vayan a buscarse el futuro fuera. Hoy no podemos permitir que las personas mayores no tengan una buena vejez, no podemos dejar marchar el talento. La formación de los más pequeños es fundamental para que las sociedades avancen. Hay que dar formación y conocimiento. Hay que invertir en las personas. Sin las personas las ciudades no laten. Las personas son el potencial de las ciudades y es necesario que las escuchemos para ir construyendo el futuro. Si conviene hay que consultar, si conviene hay que negociar, hay que escuchar la voz de la ciudadanía. No se puede, sin embargo, hacer populismo. Las cosas deben hacerse bien hechas.
 
Las administraciones deben ser transparentes en todas y cada una de las acciones que llevan a cabo. La ciudadanía debe conocer todas las actuaciones que desde las administraciones se hacen en las ciudades. Las administraciones deben reinventarse para poder salir de la crisis.
 
También hay que pedir a la ciudadanía que se implique en el mundo de las entidades y el voluntariado. Siempre ha quedado patente que somos un país solidario.


×

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mejorar la navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestros Términos y Condiciones de Uso.